Septiembre, vuelve la rutina

By 11 septiembre, 2018Lifestyle

Empieza septiembre y con él los horarios regulares, la rutina o la también llamada vuelta al cole. Ponemos fin a las semanas de expansión y recreo, es por ello que según los expertos, septiembre es el mes más triste del año. Desde Uresim queremos poner el punto positivo y motivarte con 5 consejos sencillos para retomar las tareas.

 AMPLIFICA LO POSITIVO

Concéntrate en todo lo bueno que has vivido, en los días de relax y el buen color de piel que luces. Intenta mantener esa sensación todo lo que puedas, aunque tu agenda este llena de reuniones. Es una cuestión de actitud y tienes que poner de tu parte.

Si te paras a pensarlo, volver al trabajo tiene su lado positivo, encontrarte con los compañeros y compartir lo que has disfrutado.

 ALIMENTACIÓN SANA Y DESCANSO

Te sentirás mejor dejando atrás los excesos veraniegos, volviendo a los horarios de comida habituales con alimentos más saludables. Empieza por las frutas y verduras, el pescado y las legumbres. Te darán las vitaminas y la energía extra que necesitas para la vuelta. Esto unido a un buen descanso, de al menos 8 horas será la combinación perfecta.

MUEVE LA ENERGÍA

Mantenerte en movimiento te llenará de vitalidad y hará la vuelta más llevadera. Cualquier tipo de deporte es efectivo, correr o caminar media hora al día aprovechando el buen tiempo, ir al trabajo en bicicleta, retomar el Yoga, o inscribirnos en un gimnasio, el objetivo es movernos.

RETOMA LOS RETOS PENDIENTES

La ilusión es clave para mantener la motivación y con el nuevo curso, volvemos a retomar actividades que nos gustan. Aprender inglés, clases de teatro, el curso de cocina pendiente o hobbies que tengas ganas de experimentar. Aprender nos mantiene activos y ejercita nuestra mente, saliendo de nuestro lado de confort.

EL LADO BUENO DE LAS COSAS

La clave de todo se resume en concentrarte en el lado bueno de volver al trabajo, que estamos seguro que lo tiene. Buscando fórmulas para desconectar y recargarte, mientras vas volviendo a la rutina. Lo ideal es que todos estos cambios sean paulatinos y la incorporación  pueda ser gradual.

¡Ánimo y a por ello!